¿Cuál es la mejor época para visitar la Península de Yucatán en México?

¿Cuál es la mejor época para visitar la Península de Yucatán en México?

La temporada alta de Yucatán va desde principios de noviembre hasta finales de abril.

La Península de Yucatán en México es un auténtico destino de vacaciones durante todo el año aunque, invariablemente, ciertas épocas del año son más favorables para viajar que otras.

Al igual que en el Caribe, la temporada alta de la Península de Yucatán se extiende desde principios de noviembre hasta finales de abril. Durante estos meses de invierno, el tiempo tiende a ser más seco, fresco y menos húmedo que los meses de verano, más calurosos y húmedos, que van de mayo a octubre.

Sin embargo, es importante destacar que el tiempo en Yucatán no es nada predecible, ya que los chubascos no son infrecuentes durante la estación seca y las largas temporadas secas no son una gran sorpresa durante la estación húmeda.

La decisión de cuándo visitar la Península de Yucatán dependerá también de los motivos de la visita. Debido a las temperaturas más frescas de los meses de invierno, ésta es la época del año más popular para recorrer la región.

Para los clientes que deseen prolongar su estancia con tiempo en la playa, no hay un momento equivocado para hacerlo, aunque, ocasionalmente, puede hacer demasiado frío en diciembre y enero, mientras que es más probable que se produzcan cielos grises y chubascos durante los meses de verano (generalmente por la tarde).

En cuanto a las variaciones en la región, la costa caribeña de la Península de Yucatán tiende a ser más fresca y húmeda que la costa del Golfo de México, mientras que las temperaturas en el interior de la región pueden ser significativamente más altas en abril, mayo y junio.

Otra consideración meteorológica que quizá muchos visitantes deban tener en cuenta son las variaciones en la luz del día. Como la Península de Yucatán está en el hemisferio norte, el tiempo puede ser «mejor» durante los meses de invierno, pero los visitantes disfrutarán de días más largos (hasta 2 horas) durante los meses de verano.

Sin embargo, para complicar las cosas, durante los meses de invierno la costa del Caribe está una hora por delante de la costa del Golfo, una política deliberada diseñada para maximizar las horas de luz en la playa.

Una última consideración, no menos importante, se refiere a las multitudes y los precios. Al igual que ocurre en casi todos los lugares a los que se viaja, la temporada alta implica una mayor afluencia de público y precios más elevados, ya que las tarifas de los hoteles en temporada alta suelen duplicar las de los viajes en mayo, junio, septiembre y octubre.

Debido a la mayor demanda y a la escasez de alojamiento, los clientes que deseen viajar en temporada alta (y especialmente en Navidad, Año Nuevo y Semana Santa) deben reservar con la mayor antelación posible.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad